• Ana Bezaury

Estar en Casa



Cuando pasas tanto tiempo sin salir del perímetro de tu hogar sucede algo interesante: empiezas a observar tu espacio y a poner atención en todo lo que te rodea. Es posible que notes cosas que antes se quedaban en un segundo plano: ropa olvidada y arrugada en tu clóset; cajones llenos de ligas, monedas viejas, recibos, clips y otras cositas sin propósito; colecciones de productos expirados en la despensa o abajo del lavabo, etc.


Nuestra casa es un templo de descanso, nutrición, desarrollo, convivencia, diversión, cuidado personal, placer, etc… Si tu espacio no está apoyando algún área importante en tu vida, este es un gran momento para hacer algo al respecto (mentira, siempre es un gran momento para hacer algo al respecto.).


La gran noticia es: ¡No necesitas absolutamente nada! No es necesario esperar para ir a The Home Store y comprar mil organizadores. Solo empieza, sigue tu instinto, y si necesitas inspiración o ayuda, aquí me encuentro para ti :) Te dejo una pequeña guía para empezar: Primero escoge la categoría con la que quieres trabajar (recomiendo que empieces por la ropa); saca TODO, sacude, deja que entre el aire. Enfrenta la montaña de cosas enfrente de ti y empieza a observar y estudiar un objeto a la vez. Quédate solo con las cosas que tienen un propósito claro en tu vida. Escoge un lugar claro para cada una de las cosas que decidiste quedarte, el resto, déjalo ir. Acomoda las cosas con mucho cuidado y amor en una caja o en una bolsa (evita usar bolsas de plástico nuevas, seamos pro medio ambiente). Cuando podamos salir otra vez, puedes llevarlo a donar, vender o reciclar. Haz esto con todas las categorías que quieras trabajar: libros, papeles, cocina, baño...


¡Eso es todo! Ahora ve por tu novela favorita, prepárate un café y siéntate en un lugar cómodo, te lo mereces.


Estamos viviendo un momento incómodo, agobiante e incierto, pero nosotros somos quienes le ofrecen una silla en nuestra casa al miedo y a la ansiedad. Es importante y útil mantenerse informados, pero es otra cosa completamente diferente dejarnos arrastrar violentamente por una corriente de malas noticias, historias desgarradoras, y datos preocupantes. Estoy convencida de que podemos hacer aportaciones mucho más valiosas al mundo cuando nos sentimos especialmente bien. Lo que quiero decir es esto: Ya estamos encerrados y todavía falta tiempo, así que hagamos un esfuerzo por estar bien, o por lo menos por estar mejor ¡Canta! ¡Baila! Cocina algo delicioso, convive con las personas que amas (a distancia o en persona), haz ejercicio, lee una novela, respira profundo, medita… y si crees que una pulida a tu espacio te puede ayudar a estar mejor en estos días, entonces es importante que lo hagas.


Con Amor,

Ana